17 de diciembre de 2010

Algunos pensamientos sobre inversión e impacto

Hace un tiempo vi esta charla de Derek Sivers en TED, que más allá de lo gracioso, me dejó pensando en el modelo de atención médica occidental.

La frase de Derek que me dejó pensando es esta: "en China algunos doctores creen que su trabajo es mantenerte sano. Entonces, cada mes en el que estés sano, les pagas, pero cuando estás enfermo no les pagas porque ellos lo toman como que han hecho mal su trabajo. O sea, que ellos se hacen ricos cuando estás sano y no enfermo".



La primera vez que vi el video no me pude sacar de la cabeza las preguntas: ¿qué pasaría si eso fuera así aquí también? ¿qué pasaría si el objetivo y la acción de los sistemas sanitarios fueran enfocados directamente en la prevención y promoción de la salud?.

Una realidad un poco contradictoria, que se sigue dando, es que la mayor parte de la inversión está destinada a la atención especializada y super-especializada, la cual solo abarca una una pequeñísima parte de los usuarios del sistema sanitario. Mientras que en la atención primaria, donde se debería hacer prevención y promoción de la salud, la inversión es notoriamente menor.

Opino que gastar más en prevenir más, es ahorrar más. Y que esto tiene una gran potencialidad para aumentar la calidad de vida de la mayoría de la población.

Uno de los problemas que veo en ese sentido es que muchas veces los resultados y el impacto de la inversión en el primer nivel de atención son tan difíciles de evaluar, que los gestores prefieren invertir en cosas más notorias, como podría ser la compra de equipamiento, o la creación de un nuevo centro asistencial. También creo que la dificultad que existe para medir los impactos y resultados de las inversiones se dan porque estas inversiones no son acompañadas de un plan efectivo de medición y control. No tengo dudas que con el debido apoyo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), la medición y control para evaluar resultados e impacto serían más que factibles.

Si esto fuera cierto, algunos de los problemas que pueden tener los equipos de administradores, gestores y efectivizadores de estas inversiones podrían catalogarse como "problemas en gestión de proyectos", y que a su vez podrían estar dentro de esta lista:
  • Problemas en análisis de riesgos: es necesario tener en cuenta los factores externos e internos que pueden poner en peligro los proyectos de inversión, y desarrollar planes de contingencia acordes. Parece redundante mencionar este punto porque está en la tapa de cualquier libro de gestión de proyectos, pero la verdad es que no se pone en práctica.
  • Problemas en plan de comunicación: poner un plan en marcha muchas veces requiere de la participación de múltiples actores. Si un plan se pone en marcha y surgen actores que no quieren llevarlo adelante, o quejas por falta de información, entonces el error es de quien puso en marcha el plan/proyecto antes de contactarse con las personas e instituciones necesarias. El problema claramente no es de quien no quiere hacer la tarea, es de quien no comunicó en su debido momento a esa persona.
  • Problemas en plan de control: previo a la puesta en marcha de cualquier proyecto, debe establecerse un proceso de medición y control, para detectar desvíos de lo planificado lo antes posible, y tomar medidas correctivas antes de que surjan los problemas. No tener un plan de medición y control, es un riesgo que se debe analizar y contener debidamente.
  • Problemas en análisis del impacto: el impacto no es el cumplimiento de los objetivos de un proyecto, plan o estrategia. El impacto es el resultado final de esas acciones. O sea, que es la diferencia entre el estado final y el estado inicial. El impacto muchas veces excede a los objetivos, por que los proyectos pueden impactar positiva o negativamente en un sin número de actores, directa o indirectamente. Para medirlo correctamente se necesita mucha información, tanto de la ejecución y control de cada proyecto, como información de realimentación de los propios actores. Por las inmensas cantidades de información que se deben manejar, no hay otra opción que utilizar TICs para analizar correctamente la información y tener una idea clara del impacto.
  • Problemas de agenda: muchas veces quienes ejecutan estas inversiones y planes son agentes políticos, por lo que a veces vale más poner un plan en marcha y hacerlo visible, a que el propio plan sea un éxito y beneficie realmente a la sociedad.
  • Problemas de asesoría: en cada área existen expertos, tanto en gestión de proyectos, gestión de riesgos, comunicación y cambio cultural, análisis de impacto y retorno de inversión, etc, etc. Sabiendo que existen, no recurrir a estos especialistas es en sí un problema y un riesgo en cualquier proyecto.

Seguramente existan más problemas que no estoy incluyendo aquí. Me gustaría saber sus opiniones sobre el tema, más que nada para ver que tan válido es este razonamiento, o también para ver si estoy muy alejado de la realidad.